Bachata del ángel caído

$9.95

de Pedro Antonio Valdez

Tapa blanda, 187 páginas

In stock

Want a discount? Become a member!

SKU: 18811715604 Categories: , Tags: ,

Description

Esta novela es un espacio alucinante donde pueden coexistir la última búsqueda de Perceval, una fantasmal anciana recostada en una vellonera, la Muerte mientras habla de deportes con un melancólico enterrador, y machotes que languidecen y beatas que resplandecen. En el Riito (un barrio, tan literario como vivencial, de lluvia y río y lodo y flores y milagros que suceden y no suceden) todo, en su tramam y sus ficciones concéntricas, gira en torno a cada bachata que anuncia cadenciosamente a cada personaje y su historia.

No es exagerado calificar a Bachata del ángel caído (Premio Nacional de Novela, 1998), del joven autor dominicano Pedro Antonio Valdez, como un hito generacional de la literatura del Caribe. Es eso y más. Es una narrativa contada desde los ojos de los hijos de los hijos de la posguerra caribeña y su muerte de siglo, con nuevas estructuras que construyen y deconstruyen inesperados mundos desde el oficio de presenciarlos y presentarlos. Es, además, uno de los testimonios de creación más elocuentes de la más reciente generación de caníbales caribeños. Y es también más que eso y más que el conjunto de todo lo devorado. Porque esta novela, además de ser hija de la gran novela latinoamericana que comenzara Carpentier, es un replanteamiento de ella y su constructor, y del pathos que siempre la puebla desde un acercamiento de cámara, hiperrealista y helenístico, hasta el páramo donde la realidad pare milagros. Aquí Valdez nos entrega sus realidades dominicanas, caribeñas, latinoamericanas, infinitamente humanas, a las que, a la vez, se aferra y despega con pasión y humor posmoderno.

Esta novela es sorprendente. Como el hecho de que esta titánica maroma, este gigantesco esfuerzo que tanto contiene en términos de discurso, oficio, y de una verdad ontológica ante el mundo, sea realizado por un autor de tan corta edad. Ante el lector queda una muestra de virtuosismo y precoz madurez para los que otros autores han dejado toda su extensión de vida.